20100729

Interpol, Nuevo Disco


        Un sonido familiar, un recuerdo perdido, algo que se esconde en la esa parte de tu cerebro donde los recuerdos se mezclan con el ritmo de una canción, algo así como cuando un olor te trae recuerdos de tu infancia, recuerdos agradables e incluso dolorosos.

Tardé, si tardé en digerir este trozo de carne magra, aun podía saborear ese ligero sabor a sangre, a hierro y tierra en mi boca, estaba fresco, jugoso, algo torpe se presentaba ante mi aún moviéndose, me imagine a una bella vaca tambaleándose frente al Matador, preparándose para ser sacrificada, pelando por su vida, al final. su transformación queda completa en mis sentidos, se ha transformado en algo bello y delicioso.

Todo comienza, como en uno de esos sueños, donde no estas ni despierto ni dormido, donde tu mente juega travesuras con tu cuerpo, y sientes que caes rápido, y saltas de tu cama. Un sonido estridente, una guitarra que indudablemente Daniel Kessler, con sus dedos temerarios e incluso sus zapatos boleados como debe de ser, grabó con sudor y ampollas. Otro sello inconfundible es la voz del querubín malo, Paul Banks, embarrando cada frase en tus oídos, dejándolos llenos de saliva, con ese tono nasal y bien afinado, hace que cierres los ojos para imaginar su cara mientras canta, mientras en tu memoria a corto plazo queda su voz repitiendo, I’m not supposed to know you, es inevitable pensar, tienes razón…

Sam Fogarino, nos lleva de la mano, él, lleva un metrónomo por corazón, tick tack, imparable, inconfundible, inolvidable. Las ultimas notas de Carlos D, retumban en nuestros corazones, y los incendia con nostalgia, te perturba y te da impotencia saber que ya no estará, que la parte mas visual de Interpol quedara solo en tus recuerdos.

Interpol es, todos tus sentimientos convertidos en música, es todo lo que siempre has tratado de decirle a alguien, el abandono, ese sentimiento que te queda en las tripas cuando te besa, cuando te golpea, o cuando te preparas para el golpe de la sustancia que acaba de entrar a tu cuerpo, es la ausencia de color, es la escala de grises de un monitor, es la única forma orgánica de vestir de un hombre, un traje negro.
El punto de esto era criticar el disco, criticar… Que autoridad tengo yo para criticar el trabajo de alguien mas? No me atrevo, como muchos lo hicieron, a dar una opinión con la autoridad que me da saber de música. Al contrario, solo soy un medio para que escuchen y creen su propia opinión.
Este disco homónimo de Interpol, así como regresó a Matador Records, regresa a las bases del Turn On The Bright Lights, tiene cicatrices muy visibles del mismo, y como todos sabemos pocas veces una banda supera su primer disco, y es cuando retoman, después de experimentar ampliamente, a su sonido primigenio.

No me queda mas que decir que extrañare a Carlos D en el bajo, no me queda mas que decir que todo lo que toque David Pajo, con su impresionante curriculum que abarca Zwan, Tortoise, Yeah Yeah Yeahs o Slint, sea un cover sin embargo, estaré ahí para darle la oportunidad que merece, y espero que el tecladista de The Secret Machines, Brandon Curtis, de el ancho.
Para mi es un gran disco, y como me paso con Antics, y con Our Love To Admire, tuve que escucharlos muchas veces. Para que? Para no irme con la primera impresión, la impresión viseral, muchas veces esperamos mucho y creemos, estúpidamente, que el disco no esta a la altura de nuestras expectativas pretenciosas de pseudo expertos en música, el disco esta ahí y representa un cambio importante en la banda, es arte y crea una catarsis. Como les dije que es una premezcla, por lo tanto tiene errores, habrá que esperar a mediados de Septiembre para tenerlo como Interpol quiere que lo tengamos.
Si te gana la curiosidad, te dejo abajo el link para que descargues este increíble disco.
No tengas Miedo, Soy un Gigante de Segunda mano…

Descarga Aqui

Archivero