20100806

Innovación Excentricista

Antes de comenzar a escribir, viendo el trabajo de Helmut Newton me pregunté si acaso la innovación va de la mano de la excentricidad, tal vez nunca tenga la respuesta, pero hoy por hoy, las fotografías de Newton hacen que asiente un sí con la cabeza. Han pasado ya 5 años desde la muerte de este genio de la lente, la cual no dejó a nadie indiferente y que tambaleó el mundo de la cultura, la moda y por su puesto el arte y ya casi noventa desde su nacimiento en Berlín (31 de oct. 1920).
Desde un principio su pasión por las mujeres, la estética y la fotografía le valió que a partir de los 50´s su carrera fuera de la mano de la moda al trabajar para le revista más prestigiada en el tema hasta nuestros días por más de 25 años, Vogue catapultó su carrera al tener entre sus más famosas portadas no sólo en la edición londinense con la que comienza, sino también de Alemania, Italia, París y claro que en la de USA con míticas fotografías de este excéntrico hombre.

¿Por qué digo excéntrico?, pues porque dentro de su contexto social y cultural ganó el título, ya que no es necesario un exhausto análisis de sus cientos de fotografías para darme cuenta que siempre prefirió figuras estilizadas, modelos extraordinariamente altas, delgadas y rubias, tampoco para saber que su trabajo está lleno de erotismo, fetichismo e incluso escenas de violencia, peligro y sadomasoquismo alrededor de impresionantes mujeres desnudas en sensuales zapatos de tacón de aguja además de que siempre sus fotografías las realizaba en locación, no en estudio, ya que para él era importante que su trabajo demostrara esa realidad en la que vivían sus mujeres protagonistas. Todas estas características inexorables a él.
.

De lo que no es sencillo darse cuenta, -por lo menos yo necesite tiempo para hacerlo- es que no utiliza a la mujer como un objeto más dentro de la fotografía, no es sólo la encarnación de la moda, sino que es la protagonista, es un ser de fuerza, libertad y seguridad impresionante, pero a la vez llena de sensualidad, glamour, elegancia y seducción innatas con ese aire masculino y que además impone el smoking usado por una mujer en sus obras, sin duda símbolo de libertad e igualdad.

Fue un hombre que tal vez su intención no fue más que expresarse, que su objetivo y concepción de la belleza tampoco fue descubrir lo interno de una persona desde lo externo. “No soy un intelectual, sólo tomo fotos”, explicó alguna vez, pero valla que fue un visionario, ése fue Helmut Newton, uno de los fotógrafos más importantes del siglo XX, no sólo dentro del mundo del arte y la fotografía, también dentro del apasionante y prolífero mundo de la moda.

Archivero