20100817

SIEMPRE ESTAS HABLANDO

Si bien es cierto que nuestro rostro expresa lo que sentimos o estamos pensando, la moda también hace lo propio y aquí no hay manera de disimular ni el más mínimo sentimiento.
La moda desde ya hace mucho tiempo se ha convertido en un orden se signos que forman el orden de percepción del estado de ánimo conceptual e intelectual como ya explica Nicola Squicciarino en su libro “El vestido Habla”.
Este sociólogo de la mano de otros tantos hace un espléndido análisis sobre lo que damos a saber a la hora de elegir un atuendo para ir al trabajo, a la escuela o simplemente para salir a dar una caminata por el parque. Es tan extenso que lo que esta vez pueda escribir se queda corto, así que les voy a dar una probadita de los elemento s más esenciales.
Comencemos por los colores, los colores representan más de nosotros y del contexto en el que estamos viviendo. En las épocas de crisis el dominio de la obscuridad es predominante, no es casualidad que importantes bandas de rock de que alguna u otra forma van en contra del sistema (premisa de la cual nace el género), tengan al color negro como básico por excelencia, pero no sólo se aplica para cuestiones de crisis social, las prendas largas también pueden signo de crisis personal, el ser discreto a la fuerza.
Contrastando fuertemente con los que podemos demostrar las chicas con nuestros labios, el color por excelencia en este instrumento fetiche nace como símbolo de sensualidad por los años 30, les suena? Sí la gran depresión, ya que las mujeres no querían perder femineidad pero tampoco les alcanzaba para lápices labiales, así que el rojo fue la opción por ser más duradero.
Así que por eso el verano es la época más ansiada por todos, buen clima, vacaciones, etc., es igual a tiempos de esplendor, por eso que en verano es hora de sacar los bikinis que desemboca en mostrar el cuerpo, otra característica de los buenos momentos.
Otras prendas que hablan por sí solas son los sacos, que por ser norma estándar de represión denota del que lo porta que está realizando la acción para la cual lo usa contra su voluntad, es decir que existe cierto sufrimiento.
Así puedo seguir y seguir, pero el punto más importante esta vez es que puedan ver todo lo que Squiccianrino tiene por decirnos, el que no les apasione la moda no quiere decir que dejen pasar la oportunidad de leer este maravilloso libro, nadie esta exento de la industria de la moda. Lo que usamos siempre e inevitablemente habla por nosotros.



http://www.agapea.com/libros/El-vestido-habla-isbn-8437609070-i.htm



Archivero