20100928

Tradición Europea

Una de las más antiguas costumbres ha sido el depilarse todo el cuerpo por cuestión de estética y de higiene, así lo consideraban los griegos, práctica que era llevada a cabo por las personas de una lata clase social, se utilizaban “herramientas” de belleza navajas, piedras, cera entre otros tantos para desprender el vello.
A partir del siglo XVIII se hace popular, pero es hasta 1940 cuando con la primera máquina de afeitar eléctrica para las mujeres que se vuelve todo un hit. Datos como estos responde a esa inquietud que surge a partir de que en la película “Lujuria y Traición” la protagonista en una de las escenas más bellas que he visto ella no tiene la exila depilada, la respuesta es que en primera la historia de desarrolla en los años 20’s (finales)- la máquina de afeitar no era todo un éxito- y la segunda es que es Oriente, una forma de expresarse y de ver la belleza de forma totalmente distinta.
Pero esos son los 20 y es de verdad sorprendente que en este mundo ya globalizado, en donde de una o de otra forma entras al “sistema” haya mujeres que hagan de lado esta costumbre ancestral y dejen su cuerpo al “natural”, dejando de ser de ese 57% que depilan piernas, axilas o pubis.
Por estética o por higiene definitivamente no es agradable ver a una chica con rasgos masculinos, no hay pretexto, hay infinidad de tratamientos de depilación laser, el punto no es parecer súper modelo y estar limpia a cada instante, pero si esto ha perdurado a lo largo de los años es porque la femineidad no es cuestión de moda.

Archivero